Bloqueador solar aliado para evitar daño en la piel

Su uso correcto evita el envejecimiento prematuro pues ayuda a mantener la piel sana.

Los especialistas definimos la vejez de la piel como foto envejecimiento. El 90% de este tipo de daño lo causa la radiación solar. Para disminuir el riesgo de cáncer en la piel, el único factor que podemos modificar es la cantidad de radiación solar a la que la sometemos. El broncearnos no es saludable, ya que para lograr un tono dorado se absorben rayos UVA y UVB. 

Los UVB provocan que la piel se ponga roja, la quema. Son los rayos responsables de las manchas, causan daño epidérmico. La epidermis es la capa externa de la piel. Al someterla constantemente a los rayos solares esta se vuelve más gruesa. Es el método de defensa que aplica la propia piel a modo de protección, para evitar que el sol la siga dañando. 

Por su parte los rayos UVA son responsables del bronceado, debido a que producen más pigmentos y se asocian al daño dérmico, ya que se rompen las fibras de colágeno, lo que provoca que ésta se adelgace, aparecen manchas.

Para defenderse de estas radiaciones es necesario usar protector solar. Debemos entender el significado de la palabra SPF o FPS que traen en el etiquetado este tipo de productos. Un SPF 15 significa que ese producto absorbe el 93% de la radiación, un SPF 30 el 97% y un 50 el 98%. Podría parecer poca cosa, pero cada punto porcentual hace una gran diferencia en cuanto a protección. Sobre todo, porque desafortunadamente no lo aplicamos correctamente.  

 

Protección efectiva

Para todo el cuerpo se necesitan unos 30 mililitros, lo que equivale a nueve cucharaditas por cada aplicación corporal y facial completa. Se debe emplear una cucharadita para la cara y para el cuello, recomiendo que uses uno especialmente para esta zona. Debido a que la piel de la cara tiene más glándulas sebáceas. Por lo que las fórmulas que se usan para el cuerpo pueden ser demasiado grasosas para el rostro, lo que puede causar irritación.

Para la parte frontal del torso y la espalda otras dos cucharaditas, una más para cada brazo y dos más para cada una de las piernas.  

Se debe de aplicar por lo menos 15 o 30 minutos antes de la exposición al sol, porque algunos se deben absorber. Además, hay que volverlo a aplicar siempre después de nadar o de sudar o secarse o cada dos horas.

Si después de poner el bloqueador solar te maquillaste recomiendo que uses Anthelios Bruma Fresca Invisible de La Roche Posay, este aerosol lo aplicas haciendo una Z, para así cubrir toda la cara y el cuello. 

El bloqueador solar 100% mineral Sunforgettable Total Protection Brush On Shield de ColorScience tiene una brocha muy práctica, la cual facilita la aplicación sobre la piel del rostro. Es ideal para cuando estás en la playa ya que potencializa el efecto del bloqueador solar. 

Mi protector favorito es Tone Smart de Skin Better Science, también es 100% mineral, actúa como un primer. Sus moléculas tienen una tecnología resistente al agua hasta por 80 minutos. Además, si se usa según las indicaciones junto con otras medidas de protección solar, disminuye el riesgo de cáncer de piel y de envejecimiento prematuro.

Muchas mujeres han reemplazado el uso diario de la base de maquillaje con el bloqueador solar. Algunos son ideales para utilizarlos todos los días pues dan un efecto mate a la piel mientras le brindan color. Los hombres no están exentos del uso del bloqueador y la opción con color también les favorece ya que ayudan a disimular manchas. Como experta considero que el bloqueador solar de la cara es un producto cosmético funcional.

Protectores solares orgánicos e inorgánicos

Hay dos tipos de bloqueadores solares: orgánico o químico e inorgánico o mineral.

Los filtros solares químicos u orgánicos por lo general contienen sustancias como la oxibenzona. Actúan después de que la piel los absorbe, recomiendo aplicarlos entre 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol. Funciona como una esponja, al recibir la radiación UV, los filtros químicos la absorben, la transforman en energía calórica y la devuelven al ambiente.  

Por su parte los filtros solares minerales, inorgánicos o físicos contienen ingredientes como Óxido de Zinc y Dióxido de Titanio. Pueden absorber la radiación UV, pero su principal mecanismo de acción es reflejar la radiación. Los toleran las pieles más sensibles, son ecológicos al no repercutir negativamente en el ambiente. 

Dentro de los bloqueadores solares minerales mi favorito es de la marca Tizo, que funciona como un primer, así que unifica el tono de la piel, mejora visiblemente la textura del poro y protege de las radiaciones solares. Además, es muy resistente al agua. Otro de mis favoritos es Face Shield de Colorescience pues es muy ligero y protege contra UVA y UVB.

Al exponerse al sol hay que evitar aplicarse los productos que nos hacen sensibles al sol como son los alfa y beta hidroxiácidos AHA y BHA y polihidroxiácidos y el retinol y sus derivados principalmente.

¿Necesitas algún producto?